jump to navigation

Cinco cosas que sus Directores de Junta no le dicen 5 de mayo de 2014

Posted by Marty Miguez Platts in Junta Directiva, Operaciones de la Junta.
Tags: , , ,
comments closed

berger

Escrito por Donna DiMaggio Berger. 

1. “No todos nos llevamos bien.” Esto no debería sorprender a nadie, pues en muchas juntas hay muchas discusiones entre sus miembros. A no ser que los directores de su junta funcionen en bloque (lo cual en sí crea otros problemas) es muy probable que su junta esté compuesta por diferentes personalidades, no todas las cuales se llevan bien entre sí. A fin de cuentas, muchas personas no le son o no encuentran simpáticas y/o agradables a otras personas, así que ¿por qué pensar que las juntas instituidas por voluntarios son diferentes?

2. “En realidad, no nos hemos leído los documentos gobernativos” Pregúntele a la mayor parte de los miembros de una junta y comenzarán a citar capítulos y líneas de los documentos gobernativos. El problema está en que algunos de ellos no se han leído dichos documentos, pero han oído de otros miembros lo que esos dicen que los documentos dicen. Entre los directores, hay una gran disparidad en la base de conocimiento sobre este tema. Algunos directores son diligentes y sí se han leído todas y cada una de las palabras del juego entero de documentos gobernativos. Otros solo se creen que los han leído.

 3. “Algunos de nosotros no pagamos nuestras contribuciones a tiempo.” Un director moroso es el caso clásico de “haz lo que yo digo, no lo que yo hago”. Afortunadamente, un director moroso es removido de su puesto automáticamente si se pasa de los 90 días, pero es muy común que algunos directores paguen tarde y/o violen reglas que otros miembros están obligados a cumplir.

 4. “Preferiríamos que usted no asistiera a las asambleas”. Todos sabemos cuán irritantes y molestos pueden ser ciertos miembros en las asambleas, sin embargo, el objetivo de dichas asambleas es mantener a los miembros integrados e informados acerca de las operaciones de su comunidad. Sería bueno que las Juntas adoptaran aquello de que “si amas algo, déjalo ser libre”, realizando todos los esfuerzos posibles para que sus miembros asistan a las asambleas. Es muy probable que, de todos modos, no lo logren (ver el #2 más abajo).

 5. “Nosotros nos creemos que sabemos más que nuestro abogado, contador, ingeniero, etc., etc.”. Todos hemos sido testigos de cómo han acabado las decisiones adoptadas por los exageradamente confiados miembros de una junta. Existen razones para que abogados, ingenieros, contadoras y otros profesionales encuentren su modus vivendi representando comunidades residenciales privadas. Un conjunto de habilidades especializadas son a menudo necesarias para resolver los complejos problemas en las asociaciones. Las Juntas que deciden hacerlo solas, ya sea por ahorrarse el costo o como resultado de la arrogancia, casi siempre aprenden esta lección a un alto precio.

A %d blogueros les gusta esto: